Aceite Rosa Mosqueta

Referencia: 13IB09

Formatos: Botella 150 ml,Frasco 30 ml,Tarro 1.000 ml

Rico en ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes resulta ideal para el tratamiento de la piel del rostro y del cuerpo. Ayuda a reparar las imperfecciones de la piel (deshidratación, arrugas, pequeñas cicatrices) y del cabello (cabellos secos, puntas abiertas, falta de brillo, etc.).

Aplicación directa: Cicatrices, quemaduras, prevención de estrías, arrugas, manchas solares, manchas seniles, falta de elasticidad, hidratación, psoriasis, grietas y heridas ulcerosas.

Aplicación indirecta: depilación eléctrica, peeling, micropigmentación, depilación láser, tratamientos con retinol, liposucción, tratamiento con vitamina C, sequedad y fragilidad de las uñas, cicatrices post acné.

Rosa de Mosqueta

Su alto contenido en ácidos grasos esenciales poliinsaturados (linoléico y linolénico) que son indispensables en zonas de nuestra piel donde existe un alto índice de proliferación de células nuevas como es el caso del rostro. Además de estos ácidos, el aceite de Rosa Mosqueta contiene también trietinoína, derivado del retinol (vitamina A) que estimula la reconstitución del tejido epidérmico.

En Dermatología, esta considerado como un potente hitratante cutáneo y se han realizado estudios que demuestran su efectividad en casos de dermatitis atópica y psoriasis en pacientes que no respondían a los tratamientos farmacéuticos convencionales.

El Aceite de Rosa Mosqueta actúa sobre el factor natural de hidratación de la piel. Este factor natural es un complejo constituido por sales minerales, aminoácido y urea que tienen como misión la captación y regulación del agua en la piel.

Cuando se aplica el aceite de Rosa de Mosqueta por vía tópica, éste aumenta la actividad de los fibroblastos de la dermis, ocasionando un aumento en la producción de colágeno y elastina, proporcionando firmeza y elasticidad.

Esto se produce en la capa externa de la piel, pero no termina aquí ya que el aceite se absorbe a capas inferiores, aportando ácidos grasos e incrementando la síntesis de ceramidas para lograr una mayor retención de agua en la piel.

Esta capacidad de activar los mecanismos de hidratación natural de nuestro cuerpo es fundamental para entender las valiosas propiedades del aceite y conocer su poderoso efecto cicatrizante y reparador

Por tanto, al regenerar y nutrir la piel, ayuda a eliminar arrugas y cicatrices, previniendo al mismo tiempo de fotoenvejecimiento y los problemas cutáneos debido a radiaciones solares.

El Aceite de Rosa Mosqueta  estimula la auto regeneración de melanina, permitiendo la eliminación de las manchas solares, acné o cicatrices de viruela o varicela debido a una distribución equitativa de la pigmentación cutánea.

En mujeres embarazadas, se recomienda suaves masajes en los pechos y en el abdomen durante el último trimestre de gestación, para evitar la aparición de estrías.

Gracias a este poder de recuperación de tejidos, la Rosa de Mosqueta sigue su imparable recomendación médica tras operaciones quirúrgicas, procesos de regeneración celular (antiarrugas, estrías y cicatrices) y afecciones de la piel producidas por diversas patologías (piel atópica, eczemas, etc.).

Ficha técnica