Aceite Esencial de Lavanda

Referencia: 13IB24LA

Formatos: Frasco 10 ml

Relajante muscular y aromatizante.

Los aceites esenciales se pueden utilizar mediante masaje, diluidos en cremas, lociones o geles y puros, a través de inhalación. Dependiendo del tipo de aceite, su uso causará efectos físicos, mentales y emocionales diferentes. La aromaterapia debe emplearse con precaución y, preferentemente, guiada por un profesional cualificado, que comprobará las contraindicaciones, dosis y mejores maneras de utilizarla.

Es de todos los Aceites Esenciales, el de más amplio espectro y el más utilizado dada su enorme versatilidad.

Propiedades del aceite esencial de lavanda

Sistema Nervioso: por su olor relajante, le hace un excelente tónico para los nervios. Por lo tanto, ayuda en el tratamiento de las migrañas, dolores de cabeza, la ansiedad, depresión, tensión nerviosa y el estrés emocional.

Sueño: ayuda a conciliar el sueño. Es un remedio que se recomienda a menudo para el insomnio.

Alivio del dolor: ayuda a aliviar dolores musculares, reumatismo, esguinces, dolor de espalda y lumbago. Los masajes con aceite de lavanda proporcionan un alivio del dolor en las articulaciones.

Los trastornos respiratorios: infecciones de garganta, gripe, tos, resfriado, asma,
congestión nasal y bronquitis. El aceite se utiliza en forma de vapor o aplicado sobre la piel del cuello, pecho y espalda.

Cuidado de la piel: posee propiedades antisépticas. Se utiliza para tratar diversos trastornos, tales como el acné y las arrugas

Ficha técnica